que-miedo

¿Por qué el “terror”?

Posted on 04-11-2015 , by: @dmin , in , 0 Comments

¿Por qué el “terror”?

El mundo es una basta colección de causas y efectos que han despertado nuestro asombro y el hambre por conocer sus explicaciones.
Hemos respondido gracias a la imaginación y a la necesidad de saber para apagar la angustia. Las primeras explicaciones a fenómenos como el día y la noche han venido desde la magia. Muchos años han tenido que pasar para desarrollar sistemas de pensamiento más eficaces que den cuenta de lo que en verdad ocurre a nuestro alrededor. Pero los misterios no se agotan y la única certeza que prevalece es la de que no podemos explicarlo todo.

Es esa zona oscura en la que las preguntas rebasan a las respuestas donde lo inexplicable se vuelve un terreno fértil para el miedo, lo sobrenatural y la superstición. Es ahí donde el pensamiento popular crea leyendas, mitos y demás cosas como resultado a la reserva que genera pensar en lo desconocido. Es así que el miedo o su superlativo “El terror” son dominios del ciudadano de a pie, de aquel que cree en la vida más allá de la muerte, en espíritus y aparecidos, en vampiros o brujas y en la constante vigilancia de un Dios que separa a los viciosos de los justos.

Es en todo este folclor que se configura la cultura y en ella sus manifestaciones estéticas, es aquí donde viven las historias de eterna lucha entre las fuerzas del bien contra el mal y como en todo lo que haga el ciudadano de a pie, la gente común, el vulgo o simplemente el pueblo, es en donde yo más me identifico y me fascino con sus tradiciones o simplemente con su indomable imaginación, porque soy uno de ellos a pesar de ser ateo.

El rock es uno de los hijos incómodos de la cultura popular, rema a contra corriente y no se cansa de hacerlo, posee un carácter retador y muy adolescente. Al ser una música joven, no sorprende que sus artífices, desde su origen, hayan y sigan siendo jóvenes y como los jóvenes, el rock es igual de diverso y contradictorio. A mí me entró el gusto por el rock cuando debía hacerlo y desde entonces ha sido la banda sonora de mi vida. Hubo un tiempo en el que lo hice, pero hubo un tiempo en el que tuve que elegir entre seguir haciendo música o seguir dibujando (para algún día vivir de ello). Elegí dibujar y dejarle el rock a los grandes que me habían inspirado a hacer algo con mis ideas.

El cómic es el otro hijo incomodo de la cultura (en general) y como el casi eterno adolescente que soy, es que en estos senderos encontré… No sé si mi destino, pero sí un camino lleno de obstáculos bastante atractivo.

Al ser ateo pero un enamorado de la cultura popular, crecí fascinado por la fantasía que los cómics ofrecían y otro tanto por los monstruos que el cine rescataba del folclor universal. El rock fue un estandarte para levantar la voz frente a las cosas con las que no estoy de acuerdo y una de ellas ha sido la religión, perfecto rival para combatir a guitarrazos gracias a su vertiente más rebelde: el punk y heavy metal!!!!
Llegada la hora, me di cuenta que aunque tenga un corazón joven, soy un adulto y ni modo. Me di cuenta también que no hay enemigo al cuál combatir, pero sí hay muchas historias por contar, historias que re circulan tanto en la literatura como en el cine, los cómics y el rock mismo. El terror nos mueve y nos fascina, primero por la vibrante parálisis que significa enfrentarse a lo desconocido y luego porque hemos descubierto que el mal tiene un origen…y ponerse a veces del lado de la Bestia es muy divertido, ya que todos tenemos un lado oscuro que sólo la ficción sabe cómo tratar.

Los Sábados de miedo! Como cada cosa que dibujo los hago escuchando música y mientras dibujo es que me voy dando cuenta que cada historia conecta en algún punto con las canciones que han sido parte de mi vida y es ahí cuando tomo prestado sus títulos para bautizar a mis micro ficciones. De esta forma, no sólo dejó ver mis miedos, mis obsesiones o mis observaciones a la realidad, sino que también aprovecho para dejar ver o mejor dicho “escuchar” algo más de aquello que me mueve a crear.

Si hasta el momento han gustado de las entregas semanales de mi sección e incluso de lo dicho en este texto y quieren terminar de hilar todo esto, los invito a seguir la lista pública que he creado en Spotify https://open.spotify.com/user/1283596744/playlist/066WYJ8pYbA0BivupOzoSR la cual se irá alimentando en la medida en que los Sábados de Miedo sigan avanzando.

 

Abrazo,

Alfredo Sánchez-Bedolla

 

share:

Leave a comment